¿Qué es el Síndrome de Wolfram?

El síndrome de Wolfram, también conocido como DIDMOAD, es una enfermedad neurodegenerativa que se caracteriza por diabetes mellitus tipo 1, diabetes insípida, sordera neurosensorial, atrofia óptica bilateral y signos neurológicos. Otros problemas relacionados son atonía del tracto urinario, ataxia, neuropatía periférica, trastornos psiquiátricos y/o epilepsia. Pueden distinguirse 2 tipos de síndrome de Wolfram: tipo 1 y tipo 2.

Infografía Afasw

Infografía

Descarga esta infografia que resume la información más importante sobre el Síndrome de Wolfram y compártela.

Epidemiología

La prevalencia estimada es de 1/770.000.

Clínica

El inicio del síndrome se produce durante la primera década de vida y se caracteriza por diabetes mellitus tipo 1 (91% de los casos) y por atrofia óptica bilateral (87% de los casos). Los pacientes presentan una reducción progresiva de la agudeza visual y una pérdida cromática (que conduce a una visión de 6/60 o menor en el ojo menos afectado durante un periodo medio de 8 años). Las anomalías oculares son menos frecuentes e incluyen anomalías de los reflejos pupilares, nistagmo, cataratas, maculopatía pigmentaria, retinopatía (pigmentaria o diabética) y glaucoma. El 50% de los pacientes también desarrolla diabetes insípida y presenta algún grado de sordera (lenta progresiva de alta frecuencia). En el 65% de los casos se observa el fenotipo del síndrome de Wolfram completo. Los rasgos adicionales pueden incluir anomalías del tracto urinario (hidrouréter, incontinencia urinaria, infecciones recurrentes), afectación neurológica (ataxia, mioclono, epilepsia, hiposmia y discapacidad cognitiva) y trastornos psiquiátricos (depresión). Son frecuentes las complicaciones que amenazan la vida, incluyendo la apnea central (debida a una disfunción bulbar), que puede conducir a una neumonía recurrente por aspiración. También pueden estar presentes distintos trastornos gastrointestinales (dismotilidad intestinal, gastroparesia e incontinencia intestinal) y cataratas bilaterales. Asimismo se ha descrito hipogonadismo y un retraso/disfunción del desarrollo sexual.

Los pacientes con síndrome de Wolfram tipo 2 manifiestan atrofia óptica, diabetes
mellitus tipo 1, sordera precoz y una disminución de la esperanza de vida, pero no
diabetes insípida. El síndrome de Wolfram tipo 2 se ha descrito en 3 familias
consanguíneas de descendencia jordana.

También se ha descrito un trastorno autosómico dominante conocido como el síndrome
de Wolfram-like (ver este término), con diabetes mellitus tipo 1 en la edad adulta, un
inicio juvenil de la atrofia óptica, y/o asociado a discapacidad auditiva.

Etiología

Se han identificado 2 genes causales: el WFS1 (4p16.1), que codifica para la Wolframina, una proteína localizada en el retículo endoplasmático y que juega un papel en la homeostasis del calcio y en la respuesta a proteínas desplegadas. Las mutaciones en WFS1 son responsables de la mayoría de los fenotipos del síndrome de Wolfram y corresponden al síndrome de Wolfram tipo 1. El gen CISD2 (4q24), localizado en el retículo endoplasmático y en la mitocondria, se cree que contribuye a mantener la función mitocondrial. Las mutaciones en CISD2 son responsables del síndrome de Wolfram tipo 2. La transmisión es autosómica recesiva. Puede ofrecerse asesoramiento genético a las familias de riesgo. Los individuos heterocigotos para WFS1 presentan riesgo de desarrollar sordera de baja frecuencia y diabetes mellitus tipo 1.

Manejo y pronóstico

El manejo es sintomático e incluye el cribado anual de la diabetes mellitus tipo 1, de los problemas oculares, de la sordera y de las nefropatías y la realización de pruebas urodinámicas. Para tratar la diabetes mellitus tipo 1, son necesarias las inyecciones diarias de insulina y una dieta controlada. El tratamiento de la diabetes insípida, la apnea y los trastornos urinarios (p.ej. antibioterapia profiláctica para las infecciones urinarias) también resulta esencial. La valoración periódica de una posible depresión y otros síntomas psiquiátricos es deseable, con el fin de poder proporcionar a los afectados una intervención médica, emocional y psicológica específica. La progresión de la enfermedad conlleva a menudo una muerte prematura como consecuencia de una insuficiencia respiratoria.

Fuente: ORPHANET

Leave your comment